Snipe, un barco para todos los públicos

El regatista Gustavo del Castillo , vigente subcampeón del mundo de la clase  Snipe junto a su hermano Rafael, firma esta nueva entrega de nuestra sección Firmas, que dedica a uno de los clásicos de la vela ligera. Ingeniero de Obras Públicas fuera del agua, Gustavo del Castillo habla en este artículo sobre las características del barco y aporta experiencias que tienen que ver con la historia de la clase en el RCNGC. 

La historia

En una asamblea de la Florida West Coast Racing Association, celebrada en Sarasota (Florida), Estados Unidos, en marzo de 1931, surgió la idea de crear una pequeña embarcación de regatas que pudiera transportarse fácilmente en un remolque. William Crosby, ingeniero naval y director de la revista “Rudder”, que asistía a la asamblea, se comprometió a realizar el proyecto y a publicar los planos de dicho barco en su revista, para darle la mayor promoción posible. El nombre de Snipe (agachadiza en español), se eligió siguiendo la costumbre de Crosby de dar nombres de aves acuáticas a todos sus diseños. Se publicó en la edición de julio de 1931. El resultado fue un éxito. En el año 1932 ya se habían fabricado 150 unidades, y se formó la Snipe Class International Racing Association (SCIRA), convirtiéndose en julio de 1936 en la clase con el mayor número de embarcaciones del mundo. El primer Campeonato Mundial de la Clase se disputó en Long Island Sound (Nueva Rochelle), Estados Unidos, en 1934, organizado por el Club de Yates de Nueva Rochelle. Pero cuando se convirtió realmente en un verdadero Campeonato del Mundo con categoría internacional fue en 1946, en la edición celebrada en el Lago Chautauqua, organizada por el Club de Yates del Lago Chautauqua. En 1947 se celebró, por primera vez, fuera de los Estados Unidos, en el Lago Lemán (Suiza), organizado por la Sociedad Náutica de Ginebra.

En la actualidad, es una de las embarcaciones de vela ligera más populares que existen, con actividad en 29 países. (Fuente. Wikipedia)

Los datos

  • Eslora: 4,72 metros
  • Manga: 1,52 metros
  • Peso: 172,8 Kg
  • Superficie Vélica (Mayor y Foque): 11,90 m2

Es una clase por las características del barco, muy táctica, ya que no es un barco particularmente rápido y por otro lado la política de la SCIRA de no permitir grandes evoluciones de materiales, hace que embarcaciones con 20 o 30 años de antigüedad puedan seguir siendo igual de competitivas. Esto hace que se una Clase ideal tanto para jóvenes que no tienen un gran nivel adquisitivo, como para regatistas que por falta de tiempo o desgaste, ya no pueden seguir el ritmo de una clase olímpica por ejemplo.

Brasil, Japón, España, USA, son actualmente las grandes flotas a nivel Mundial, aunque la Clase está presente en muchos países, teniendo presencia en los Campeonatos Internacionales una media de unos 15 países.

Un clase familiar

Para mi es una clase familiar, pues desde que era muy pequeño, mi padre siempre fue regatista de esta clase y recuerdo subirme en el barco con Santi Ceballos y con mi padre de camino a tierra, cuando ellos ya habían terminado su regata. Eran espectaculares aquellas regatas en la que se reunía una gran flota del RCNGC con regatistas que venían de Lanzarote, los cuales tenían un gran nivel a nivel nacional, sobre todo cuando había duras condiciones de viento. Era un entretenimiento para los niños del Club de aquella época, el ver llegar desde la punta del antiguo muelle del varadero a los Snipe, agarrados de la rejera haciendo cola, para poder coger aquellas anguilas de madera y subir los pesados barcos para endulzarlos, recuerdo aquel ambiente perfectamente.

Se podrían escribir mil historias y anécdotas sobre la Clase Snipe, pues por ella es raro que no haya pasado, aunque sea de forma puntual, todos los regatistas que han navegado en el RCNGC. Una historia mítica que por mi edad no pude vivir, pero que siempre me resultó divertida escucharla cuando los regatistas de esa generación la recordaban, era cuando nuestro querido Toni Arias elegía a uno de los hermanos Doreste en función del viento que soplara, a Josele que era más corpulento cuando había mucho viento y a Luis que era más menudo, cuando había poquito viento, ¡casi nada!

Siempre me ha llamado la atención del Snipe el que es una clase única en cuanto al compañerismo y amistad entre sus integrantes y a pesar de ser una de los barcos más duros físicamente cuando se superan los 12-14 nudos de viento, paradójicamente también, es de las que mejor recuerdo guardan todos aquellos regatistas que han pasado por ella. 

Regata organizada por el RCNGC con motivo del 50 aniversario del Mundial de Snipe de 1965.

Comencé a navegar en Snipe de forma habitual en el año 2005 y un poco por casualidad. Felipe Llinares “Lipe”, me invitó a navegar un par de días porque su patrón, Carlos Nuñez, por problemas físicos no podía salir. Yo en ese momento llevaba unos años de parón, tras haber hecho la campaña preolímpica en 470 para Sydney 2000. Desde que empecé con Lipe, la Clase me cautivó rápidamente, recuerdo que una de las primeras regatas que hicimos fue un Campeonato de Canarias en Arrecife, con la famosa rasca conejera de 25 nudos. ¡Fue durísimo! Pero aún así disfrutamos mucho del ambiente en tierra.

Me costó mucho adaptarme a la forma de navegar de este barco, sobre todo en rumbos abiertos, porque no tenía nada que ver con el 420 y 470 que eran los barcos donde había navegado hasta la fecha. Los conejeros eran y siguen siendo los número uno en los rumbos abiertos, por lo que tuve la oportunidad de aprender con los mejores maestros. En Las Palmas en esos momentos había una buena flota, aunque desgraciadamente sobre todo después del Europeo del 2008 que se celebró en el RCNGC, donde se logró conseguir un pódium íntegramente canario, la Clase tuvo un bajón muy  importante.

En esos años Lipe y yo, vivimos experiencias inolvidables, como haber compartido con Félix Gancedo, el regatista más laureado de la historia de la Clase en España, el Mundial de Oporto en el año 2007 al que fue como entrenador.

Actualmente la flota en Gran Canaria, está cogiendo un nuevo impulso con la incorporación de regatistas noveles que han encontrado en el Snipe un barco ideal para aprender a navegar y poder hacerlo con su pareja o con algún amigo, y también de regatistas de primer nivel como Fernando León, David Vera, Joaquín Blanco, Mimi González y el propio Luis Doreste que han elegido el Snipe para disfrutar del tiempo de ocio que tienen y pasarlo bien en el agua.

Siempre he pensado que es un barco ideal para todos los públicos, un barco relativamente barato, que si se mima, dura toda la vida con un mantenimiento mínimo, y que permite disfrutar del mismo, tanto simplemente por el placer de navegar, como para competir al máximo nivel. Es complicado pensar en grandes regatistas que no hayan pasado en algún momento de su carrera deportiva aunque fuera de manera puntual por la Clase Snipe, Paul ElvstrØn, Santiago Lange, Torben Grael, Robert Scheidt, los hermanos Doreste, Fernando León, Domingo Manrique, Roberto Molina, Chuny Bermúdez, son algunos ejemplos.

En definitiva, considero que es un barco ideal para cualquier persona que tenga ganas simplemente de navegar y pasar el rato, y también para aquellos que tengan un gen más competitivo y  quieran seguir disfrutando de la sensación de competir, ya que durante todo el año la Federación Canaria de Vela en colaboración con las Federaciones Insulares de Vela y los Clubes Náuticos organizan numerosas regatas de Club además de Copa y Campeonato de Canarias.

 

(En la foto principal, Gustavo del Castillo con su hijo mayor, Gustavo, en la Regata del Carmen de 2015).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies